lunes, 7 de marzo de 2011

Minería en páramo Santurbán sería desastrosa para Santander

 

Los páramos son uno de los ecosistemas más frágiles que hay en el planeta y uno de los más escasos, solo existen en Colombia, Venezuela, Ecuador y algunas zonas de Perú.

Los páramos son uno de los ecosistemas más frágiles que hay en el planeta y uno de los más escasos, solo existen en Colombia, Venezuela, Ecuador y algunas zonas de Perú.

En Colombia, si bien está prohibido hacer minería en los páramos, la ley no es retroactiva, y por eso hay minería en varios páramos del país.

En Colombia, si bien está prohibido hacer minería en los páramos, la ley no es retroactiva, y por eso hay minería en varios páramos del país.

En Cajamarca (Perú) está la mina de oro a cielo abierto en alta montaña más grande del mundo. Orlando Vargas, experto en ecosistemas de alta montaña, dice que este es un ejemplo de cómo se vulneran ecosistemas vitales para la producción de agua. - Foto AFP

En Cajamarca (Perú) está la mina de oro a cielo abierto en alta montaña más grande del mundo. Orlando Vargas, experto en ecosistemas de alta montaña, dice que este es un ejemplo de cómo se vulneran ecosistemas vitales para la producción de agua. - Foto AFP

Orlando Vargas Ríos, biólogo de la Universidad Nacional y experto en restauración de ecosistemas de alta montaña.

Orlando Vargas Ríos, biólogo de la Universidad Nacional y experto en restauración de ecosistemas de alta montaña.

Bogotá D.C., nov. 24 de 2010 - Agencia de Noticias UN- La pronunciación del Ministro de Minas y Energía, Carlos Rodado, a favor de la minería en el páramo Santurbán (Santander) preocupa a expertos en ambiente. Además, va en contravía de lo dicho por Minambiente.

“Ojalá que ese proyecto pueda realizarse porque es un buen yacimiento de oro y plata, pero lo importante es que se minimicen los efectos desfavorables en materia ambiental”, dijo Rodado Noriega en declaraciones a la cadena de radio RCN*.

Esta afirmación va en contravía de lo expresado hace solo unas semanas por la Ministra de Ambiente, Beatriz Uribe, que enfatizó en la prohibición de hacer minería en zonas de reserva natural y en páramos.

“La explotación minera está total y definitivamente prohibida en los páramos y otras zonas del territorio nacional”, advirtió en la Comisión V del Senado, a la que asistió para abordar el tema de la explotación minera en el páramo de Santurbán y su eventual afectación al ecosistema.

Según el biólogo experto en páramos y ecosistemas de alta montaña Orlando Vargas Ríos, “la minería en el páramo Santurbán sería desastrosa para Santander, no solo para el páramo en sí mismo, sino también para los ecosistemas que hay montaña abajo”.

Él recuerda que los páramos son uno de los ecosistemas más frágiles del mundo, en los que cualquier intervención humana, por pequeña que sea, desestabiliza su equilibrio.

“Los páramos evolucionaron como pequeñas islas, sin disturbios ni intervención humana por miles de años. Es imposible que se haga una minería a esa altura sin generar impactos, más si es una minería de oro. Allá la gente está muy preocupada, porque si bien la ley dice que está prohibido hacer minería en esos sitios, esa ley no es retroactiva, y por eso es que vemos minería en varios páramos de Colombia”, dijo el experto.

Y ¿cuáles son los riesgos reales con la minería en páramos? El profesor Vargas dice que, en primer lugar, para extraer el oro se necesita de mercurio (elemento que ya fue prohibido por la Unión Europea y que recomendaron no utilizar en ningún lugar del mundo).

Ese mercurio es depositado en lagunas artificiales con el objeto de evitar que contamine la red hídrica; sin embargo, dice el biólogo de la UN, en épocas de fuertes lluvias, como la actual, esas lagunas se pueden desbordar y contaminar, de todas formas, las aguas tierra abajo.

Además, añade Vargas, la minería genera residuos que se cuelan en la red hídrica natural, y este es uno de los problemas por la excesiva sedimentación de los ríos, que no deja avanzar las aguas de forma adecuada. Para completar, la minería en alta montaña deja erosionado el suelo y las consecuencias se ven tierra abajo, con fenómenos como los deslizamientos.

“Un ejemplo de cómo se afecta un ecosistema es la gran explotación de oro de Cajamarca, Perú. El impacto fue devastador, y allí se demuestra que es muy difícil controlar los impactos en la minería de alta montaña”.

Por lo pronto, en Santander hay una oleada en contra de la minería en el páramo de Santurbán, que regala sus aguas a Bucaramanga y 22 municipios más de la zona. Si se da o no la licencia a la multinacional canadiense GreyStar Resources depende del Ministerio de Ambiente, que aseguró que está totalmente prohibida la minería en los páramos.

* http://www.rcnradio.com/node/56778