jueves, 19 de julio de 2012

BANCO MUNDIAL “DICE”QUE ABRE CASO SOBRE ECO ORO MINERALS – SANTURBAN NO SE TOCA!! NO PASARAN!!

Grupo del Banco Mundial inicia caso sobre mina de oro de Eco Oro Minerals ubicada en frágiles humedales colombianos

Contacto de prensa:
Astrid Puentes Riaño, Co-Directora, AIDA, (+521) 55-2301-6639, apuentes@aida-americas.org
Kristen Genovese, CIEL, (+31) 0652-773-272 kgenovese@ciel.org
Jen Moore, Alerta Minera Canadá, (+1) 613-569-3439 jen@miningwatch.ca
Miguel Ramos, Comité por la Defensa del Agua, (+57) 314-416-4531 ramos.compromiso@gmail.com

El Ombudsman de la CFI examinará denuncias de las comunidades aguas abajo
Bucaramanga, Colombia – El Grupo del Banco Mundial admitió el pasado jueves una queja
sobre su inversión en el proyecto de Eco Oro Minerals (antes Greystar) Angostura—un proyecto
de mina de oro a gran escala ubicada en el páramo de Santurbán que es un frágil humedal de alta
montaña y que abastece de agua a más de dos millones de colombianos. La Oficina del Asesor
de Cumplimiento Ombudsman (CAO, por sus siglas en inglés) que el mecanismo independiente
de rendición de cuentas de la Corporación Financiera Internacional (CFI), revisará
minuciosamente las denuncias que alegan que la CFI no evaluó los impactos sociales y
ambientales del proyecto minero, a pesar que son potencialmente graves e irreversibles.
La decisión de la CAO se dio como consecuencia de una denuncia presentada el mes pasado por
grupos potencialmente afectados por el proyecto minero en Bucaramanga, Colombia. La
denuncia afirma que la CFI, entidad del Grupo del Banco Mundial que presta al sector privado,
desconoció sus propias políticas al invertir USD $11,79 millones en el proyecto de la compañía
con sede en Vancouver, Canadá.
"Es indignante que una iniciativa minera tan perjudicial esté respaldada por el Grupo del Banco
Mundial, cuya misión es promover un desarrollo real y sostenible", dijo el abogado Miguel
Ramos, del Comité para la Defensa del Agua y el Páramo de Santurbán, coalición de casi 40
grupos locales, que promovió la denuncia ante la CAO. "Hay una veintena de municipios cuyas
aguas se verían afectadas por este proyecto".
El Ombudsman de la CAO evaluará el caso antes de que la CAO determine si es procedente
realizar una auditoría completa del proyecto, que en caso de hacerse, examinaría si se han violado
las políticas ambientales y sociales de la CFI. En mayo de 2011, después de controversiales
audiencias y protestas donde participaron decenas de miles de personas, el Ministerio de
Ambiente y Desarrollo Sostenible colombiano negó la solicitud para la licencia ambiental de Eco
Oro, citando normas ambientales constitucionales e internacionales que prohíben la actividad
minera en páramos, que son humedales de alta montaña.
Los páramos son ecosistemas frágiles que suministran aproximadamente el 75% del agua dulce
de Colombia, incluyendo el agua potable de millones de personas; además, desempeñan un papel
clave en la mitigación y adaptación al cambio climático.
Ambiental Internacional (CIEL) y Alerta Minera Canadá apoyan la solicitud de auditoría al proyecto minero del Comité ante la CAO, y recomiendan la retirada de la inversión de la CFI.
"La CFI determina el estándar para este tipo de inversiones en el país por lo cual debe ser muy cuidadosa para evitar financiar proyectos insostenibles como el de Angostura", dijo Astrid Puentes Riaño, Co-Directora de AIDA. "Tenemos confianza que esta investigación demostrará que la CFI no garantizó una protección mínima para las comunidades y el ambiente, al dejar de evaluar los impactos integralmente antes de invertir".
"La presencia previa de conflicto armado en esta área podría exacerbar los impactos nocivos que este proyecto tendría en las comunidades y sus fuentes de agua. No obstante, la CFI invirtió en la mina con la esperanza de promover mayor inversión en el sector minero de Colombia,” expresó Jen Moore, Coordinadora del Programa América Latina de Alerta Minera Canadá. "Este proceso de revisión tiene fundamentos por lo cual la CFI debe retirar su inversión".
La CAO evaluará las denuncias respecto a que la CFI subestimó los problemas de seguridad potenciales relacionados con el proyecto Eco Oro. La queja cuestiona la evaluación inicial de la CFI y presenta evidencia de violencia asociada con guerrilla y paramilitarismo, tras una operación militar y el establecimiento de instalaciones militares en la zona en 2003.
Eco Oro posee títulos mineros en cerca de 30.000 hectáreas de tierra en el páramo de Santurbán, cercano a la ciudad de Bucaramanga, en el departamento de Santander al noreste de Colombia. Este proyecto minero de Eco Oro ya ha fomentado inversiones de por lo menos otras cinco empresas en el área inmediata, aumentando en más del doble la superficie de concesiones mineras en el páramo.
Texto completo de la queja aquí.